Ahorro y tecnología con un toque personal

Bombillas inteligentes: ¿cuál comprar? ¿WiFi o ZigBee?

Una guía para decidir qué bombilla inteligente comprar: la tecnología a elegir (WiFi y Zigbee) y las principales marcas de iluminación (Philips Hue, Xiaomi…).

Después de comprar un asistente de voz como Google Home o Amazon Alexa, el siguiente paso lógico es empezar a domotizar la casa. El primer objetivo suelen ser las bombillas inteligentes. Pero las hay de mil tipos, desde bombillas WiFi chinas por solo 10 euros hasta las caras Philips Hue con tecnología ZigBee que en kit fácilmente alcanzan los 100 euros.

¿Pero cuál es mejor? ¿por qué esas diferencias de precio? ¿qué debe tenerse en cuenta a la hora de elegir un modelo? De momento mi experiencia ha sido accidentada: empecé comprando la bombilla WiFi más barata que encontré en Amazon. Me divertí con ella los primeros días, luego empecé a notar algunos defectos y finalmente se estropeó, por lo que la terminé por devolverla.

Tecnologías: ¿bombillas WiFI, ZigBee o bluetooth?

Es la primera decisión a tomar, ya que la tecnología escogida condiciona las ampliaciones que hagamos de nuestro sistema de iluminación inteligente.

Tecnología Zigbee vs WiFi

 

Bombillas WiFi

Coste inicial mínimo: unos 15 € (comprando una bombilla WiFi de las más baratas)

Las bombillas más baratas casi siempre funcionan con WiFi. La bombilla tiene una pequeña antena interna que se conecta a nuestro router para acceder a Internet y, por tanto, al servicio en la nube que utilice para recibir órdenes. La ventaja del WiFi es que es barato y simple (solo necesitamos nuestra bombilla y el router, nada más. Y nuestro móvil para la configuración inicial). El inconveniente es que el WiFi no siempre alcanza todos los rincones de la casa y a veces las redes están algo saturadas, lo que puede dificultar la conexión. Además, dependen de la estabilidad de nuestro internet (y de la plataforma en la nube del fabricante) para responder con rapidez. En todo caso, es una muy buena opción para comenzar a experimentar con luces inteligentes.

Ejemplos de bombillas Wifi: la bombilla de Xiaomi (Yeelight), las bombillas TP-Linklas Lifx, la marca Wix y las bombillas baratas chinas que encontramos por ejemplo en Amazon desde 10-15 €.

Bombillas Zigbee

Coste inicial mínimo: a partir de 50 € (1 x bridge + 1 x bombilla sencilla – también disponible en kit)

La tecnología ZigBee es un estándar cuando de hogares conectados se trata. En este caso, las bombillas se comunican entre ellas a través de un tipo de onda diferente y por tanto no interfieren con nuestra red WiFi. Esta independencia dota de más estabilidad y rapidez al sistema.

La gran ventaja de ZigBee es sobre todo que permite cubrir espacios más amplios, ya que cada uno de los elementos (las propias bombillas) puede redistribuir la señal. Por otro lado, consume menos energía, lo que permite que algunos dispositivos puedan funcionar fácilmente con pilas, sin estar conectados a la corriente (sensores de movimiento, por ejemplo). Finalmente, es la tecnología que utilizan las marcas de referencia del sector (Philips, Osram, Ikea…).

Bridge de bombilla Philips Hue

Pero tiene un gran inconveniente: requiere un aparato adicional, llamado bridge o puente. Éste sirve para conectar esta red de dispositivos inteligentes a nuestro router de casa y así controlarlo todo desde nuestro móvil o altavoz inteligente. El precio de este adaptador suele rondar los 50 euros. Por lo que esto encarece la inversión inicial de esta opción. Aunque una vez tenemos el bridge, los costes de resto de dispositivos son similares a los de la opción WiFi. Algo interesante es que algunos altavoces inteligentes más caros, como el Amazon Echo Plus, llevan un bridge ZigBee incorporado y no hace falta comprarlo por separado.

Ejemplos de bombillas ZigBee: Philips Hue -la referencia en luz inteligente- (aquí un kit de Philips con: 3 bombillas, bridge e interruptor), Osram Smart o Ikea Smart Light (su brige es TRÅDFRI).

Aunque aconsejo confirmarlo antes de comprar un modelo concreto, normalmente los bridges ZigBee de una compañía son compatibles con dispositivos de otras marca. Por ejemplo, las bombillas de Ikea pueden conectarse al bridge de Philips Hue. Aunque la más seguro sería tener el bridge de Philips, ya que la compatibilidad es mayor al ser el referente, y luego podemos añadir iluminación de otras marcas.

Otras tecnologías: Bluetooth, Z-Wave

Aunque suena lógico que existan bombillas Bluetooth, no es práctico. Hay bombillas con un tipo de Bluetooth llamado Bluetooth Smart (o Bluetooth de baja energía). Sin embargo, tener que emparejar la bombilla con nuestro móvil no es una situación ideal, al no ser controlable desde otro dispositivo (como un altavoz inteligente). Además, no es raro tener problemas de conectividad.

Por otro lado, hay bombillas LED que incorporan un altavoz bluetooth. Podemos controlar desde nuestro móvil tanto su iluminación como usar el altavoz. De todas formas, no es muy habitual y varias bombillas con este sistema puede ser muy caótico.

Finalmente, hay otra tecnología llamada Z-Wave, también para casas inteligentes. La utilizan marcas como Logitech Harmony, Wink o Samsung SmartThings. Es muy parecida a ZigBee (red en malla, bajo consumo energético). Pero ZigBee y Z-Wave no son compatibles entre sí, por lo que Z-Wave también requiere su bridge. Teniendo en cuenta que ZigBee es una tecnología más habitual en iluminación inteligente y además en 2018 se descubrieron algunos problemas de seguridad con Z-Wave, parece más razonable decantarse por opciones ZigBee.

Calidad de la luz

Por mucho que hablemos de WiFi, inteligencia y demás, en una bombilla lo más importante es inevitablemente la luz. Si ilumina poco o con un color desagradable, no nos sentiremos cómodos. Algo especialmente a recalcar porque tratamos con bombillas LED, con un tipo de luz que puede llegar a muy distinta de la clásica incandescente.

Potencia de luz

Potencia o luminosidad

Debemos comprar una bombilla con una potencia suficiente para no tener la sensación de estar en la penumbra. La primera bombilla que me compré fue una barata de 7W, que según las especificaciones del fabricante equivalía a 650 lúmenes. El dato era probablemente falso, porque iluminaba mucho menos que mi bombilla anterior (de bajo consumo) que indicaba 500 lúmenes -de 8W-.

Para entendernos, los lúmenes miden la cantidad de luz real que emite la bombilla. Los vatios miden el consumo eléctrico. Como las bombillas LED son muy eficientes (convierten casi toda la electricidad en luz, de ahí que sean más ecológicas), la potencia es buen indicador de la luminosidad. Y al ser su consumo eléctrico más fácil de medir de manera objetiva, me parece más fiable que los lúmenes cuando comparamos bombillas.

Dicho lo anterior y que mi comedor es bastante pequeño, 8W probablemente sea el mínimo para iluminar una habitación (¡por eso me equivoqué comprando una bombilla de 7W!). Y como con estas bombillas normalmente permiten regular la intensidad, mientras más vatios tenga, mejor. Ya que si la luz llegara a excesiva, podremos bajarle el brillo.

Para que sirva de referencia, las bombillas básicas de Philips Hue son de 9W.

Calidez de la luz (temperatura)

Segundo punto importante. La primera bombilla WiFi que me compré tenía un color por defecto tipo blanco fluorescente. Otro error. Yo pensaba que, al poderse regular el color, podría esto corregirse seleccionando otro tono. Pero la bombilla alcanza su máxima luminosidad con su color por defecto, por lo que al cambiar de color notaba una pérdida de brillo. Además de que el color blanco frío se percibe de algún modo detrás del resto de colores.

Temperatura de la luz

Correspondencia color-temperatura. En la práctica, los colores se perciben mucho más claros. Fuente: Wikipedia.

El tono de una bombilla viene dado por lo que se conoce como “temperatura” o índice CCT, en grados Kelvin. Las temperaturas están normalmente en un rango de entre 1.000 K (más caliente o cálida) y 10.000 K (más fría). Si queremos una bombilla tipo caliente (amarillenta-cálida, como una bombilla clásica), su temperatura o color base debería estar entre los 2.000 K y los 3.500 K. Si la bombilla tiene una temperatura superior, será de un tono más blanco, como un fluorescente, que podría ser más adecuado para un entorno de trabajo. Las temperaturas que superan los 5.000 K son incluso de tono azulado. Tomando otra vez como referencia la bombilla básica de Philips Hue, su temperatura base es de 2.700 K, que sería un tono cálido de hogar.

Otro segundo indicador de calidad a tener en cuenta es el Índice de Reproducción Cromática (IRC o CRI). Cuanto más cerca esté de 100, mejor. Este índice determina cómo de bien se extiende y refleja el color de la bombilla dentro de una habitación. El 100 significa que lo hace tan bien como luz natural. Si el índice es 0 o incluso negativo, significa que el color se distorsiona en los objetos y paredes al reflejarse. Básicamente, nos da una idea de la calidad de la bombilla.

Rosca o casquillo

Esto es algo a vigilar con cualquier bombilla, no solo las inteligentes. Pero debemos asegurarnos que la rosca coincida con la de nuestro portalámparas. En España el casquillo más normal es el E27. Pero dependerá del portalámparas, obviamente.

Rosca de bombilla E27, E14 y GU10

Luz regulable

Brillo regulable (dimable)

Precio: unos 15-20 euros por bombilla.

La mayoría de bombillas inteligentes permiten regular la intensidad de luz. Pero no todas. Hay modelos básicos que solo dejan encender y apagar, pero no regular el brillo. Es algo a tener en cuenta, ya que al ser iluminación inteligente podemos después controlar este brillo desde nuestro móvil o altavoz, o en base a ciertas condiciones. Y la luminosidad es la manera más simple de crear distintos ambientes.

Un ejemplo de este tipo de bombillas sería la Philips Hue White.

Temperatura regulable

Precio: unos 30 euros por bombilla.

Un paso más sobre lo anterior. Además de regular el brillo, también podemos ajustar la temperatura o calidez de la luz. Es decir, pasar de tonos amarillentos a otros más azulados, pero solo dentro de este rango.

En Philips, esto se corresponde con la bombilla Philips Hue White Ambiance.

Colores

Precio: unos 30-50 euros por bombilla (según marca).

Las bombillas de calidad que permiten regular el color son sustancialmente más caras (hasta 50 euros por bombilla). Lo normal por tanto sería combinar bombillas blancas y de colores en un mismo sistema, según el lugar de la casa. La opción de colores es un extra que probablemente no utilicemos tanto como el brillo, pero que siempre puede venir bien para crear ambientaciones más llamativas. Philips por ejemplo cuenta con una aplicación para ordenador (Hue Sync) que cambia el color de las bombillas según la música, videojuego o película que estemos viendo.

Bombillas Philips vs Xiaomi vs Osram

En Philips, la bombilla correspondiente sería la Philips Hue White and Color Ambiance. Opciones más económicas serían la bombilla equivalente de Osram o la de la marca Innr, también compatibles con el bridge de Philips. Si preferimos una bombilla WiFi, la Yeelight de Xiaomi es una opción fiable y económica.

Conectividad: Google, Alexa, Apple…

Google Home / Google Assistant

Google Assistant es el asistente de Google que encontramos en smartphones Android, altavoces inteligentes Google Home, smartwatches con sistema Google Wear OS o incluso televisiones con sistema Android. De esta manera, podremos pedir a algunos de estos aparatos que enciendan o baje la luz de alguna estancia de la casa.

En la caja o descripción de la bombilla se indicará normalmente si es compatible con Google Assistant. En las página oficial de Google también hay una lista de fabricantes o plataformas compatibles (ver aquí). Una excepción importante son las bombillas Ikea (TRÅDFRI), que tienen una compatibilidad limitada con Google (desde la web oficial de Ikea informan que no son compatibles, aunque en Google Assistant sí tienen la app de Ikea… Es confuso y lo que parece es que solo funcionan en inglés).

Otra cosa que puede pasar si compramos una bombilla tipo genérica o china es que utilicen una plataforma intermedia que no es del fabricante. Por ejemplo, la bombilla que yo compré funcionaba con la app Smart Life, que es la que debía seleccionar en la configuración de Google Assistant.

Amazon Alexa

Los altavoces Echo de Amazon (con los que hablamos con Alexa) destacan por ser compatibles con una infinidad de dispositivos inteligentes para el hogar. Por lo que es muy probable que nuestra bombilla inteligente funcione con Alexa. Por ejemplo, las bombillas de Ikea que hemos mencionado antes que no van bien con Google, sí funcionan con Alexa. En la página de Amazon podemos ver todos los dispositivos de hogar compatibles con Alexa. De todas formas, lo ideal es intentar que los dispositivos que compremos funcionen tanto con Google como con Alexa. Así no limitamos nuestra configuración.

Apple: HomeKit, Siri y HomePod

Si tenemos un iPhone, conviene que los dispositivos que compremos funcionen con HomeKit. Así podremos pedirle a Siri que encienda/apague la luz. Y si tenemos un HomePod, el altavoz inteligente de Apple, entonces esta compatibilidad para a ser un requisito imprescindible.

El problema es que algunas marcas importantes no funcionan bien con Apple (como Osram), por lo que si es importante para ti debes asegurarte muy bien. En la página oficial de Apple puedes ver un listado de bombillas y dispositivos compatibles. En el caso de Osram y otras marcas se informa que funcionarán “Próximamente”, pero sin indicar fechas concretas.

Entonces, ¿cuál es mejor?

Como he dicho al principio del artículo, terminé por devolver la bombilla china de 10 € y yo me compré a cambio el kit de 2 bombillas y bridge de Philips Hue. La mayoría de fabricantes serios de iluminación inteligente son compatibles con el bridge de Philips, por lo que me parecía la manera más razonable de adquirirlo. Pero creo que esta decisión solo tiene sentido si tenemos planeado convertir toda nuestra casa a iluminación inteligente. Una vez tenemos el bridge, podemos completar el sistema con dispositivos de otras marcas que sean más económicos (Osram, Ikea, etc.).

Por otro lado, si solo queremos una bombilla para probar y jugar con nuestro asistente de voz, me decantaría por una buena bombilla WiFi, como la Yeelight de Xiaomi. La inversión inicial es mucho más baja y la configuración es más sencilla. La calidad de la luz es comparable a la de Philips.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Informarte que hay artículos con links a páginas como Amazon que pueden suponer una pequeñísima comisión para el autor. Esto no debería afectar a la calidad del artículo. Si crees que en algún caso no informo correctamente, por favor déjame un comentario y corregiré lo necesario.

Top