Ahorro y tecnología con un toque personal

¿Qué es el Amazon Echo? Mi experiencia con Alexa

¿Qué es un Amazon Echo? ¿y Alexa? ¿cómo se utiliza? ¿es realmente útil? ¿merece la pena comprarlo? ¿qué precio tiene? Respondo a todo según mi experiencia.

El Amazon Echo por fin ha llegado a España. ¿Pero qué es? ¿Para qué sirve y cómo funciona? Se trata de un altavoz con micrófono que se conecta a internet por WiFi y es capaz de responder a preguntas y ejecutar comandos. Puedes hacer que te ponga música, que te encienda la luz de casa, que te pida comida a domicilio o darte el parte meteorológico.

Todo comienza con una palabra casi mágica: “Alexa“. Cada vez que el altavoz te oye decir “Alexa” (que es el asistente detrás del Echo), éste se pone en modo escucha. Lo verás porque se enciende una luz al más puro estilo “El coche fantástico”. Y el asistente (Alexa) espera que le pidas o preguntes algo.

Amazon Echo Dot

Si estás familiarizado con asistentes como el Siri de iPhone, quizás esto no te parezca tan novedoso. Pero es impresionante como el altavoz puede detectar que has pronunciado “Alexa” aunque estés a varios metros, en otra habitación incluso. Yo, por ejemplo, le pido a Alexa que me cambie música mientras me ducho. Y sin problema. Y la variedad de cosas que puedes pedirle a Alexa están muy por encima de lo que sería un Siri. Es una tecnología en pleno auge, impulsada también por Google con su Google Home, por lo que las posibilidades aumentan constantemente.

¿Dónde comprar y qué precio tiene el Amazon Echo?

El canal lógico para hacerse con un Amazon Echo Dot es, obviamente, la propia web de Amazon. De hecho, si eres cliente Prime, puedes recibirlo en solo un par de horas dentro de Barcelona o Madrid. Para ello puedes registrarte en el período de prueba de Prime (y cancelarlo antes de un mes si no quieres pagar la cuota anual -aunque merece la pena-).

Para los más atrevidos, otra opción es buscar alguna oferta de compra directa en Ebay. Normalmente son aparatos nuevos de vendedores extranjeros (se recomienda hacer el pago a través de PayPal, para mayor garantía) que tienen envío internacional gratis o muy barato. Lo único a tener en cuenta es que pueden ser modelos anteriores al actual (ahora es 3ª generación), pero según el precio puede ser interesante.

Amazon Echo en Ebay

El Echo no está todavía en tiendas físicas. Pero no sería raro que en un tiempo podamos verlo en comercios como El Corte Inglés, Fnac o MediaMarkt, siguiendo la tendencia de Amazon de otros países.

En cuanto a precios, hay que tener en cuenta que hay varios modelos de Amazon Echo: el Amazon Echo Dot (59,99€, precio oficial), el Echo Spot -con pantalla- (129,99€), el Echo (99,99€) y el Echo Plus (149,99€). En mi opinión, con el modelo más económico ya se justifica la inversión aunque solo lo usemos para radio o música.

La diferencia entre los distintos modelos es fundamentalmente la calidad del altavoz. El Echo Dot es el más sencillo y el Echo Plus el más sofisticado. El Echo Spot, con un altavoz correcto, tiene la particularidad de integrar una pantalla. En mi caso, tengo el Echo Dot y estoy más que satisfecho en cuanto al sonido. Y si quiero mejor sonido, puedo conectar un altavoz externo mediante bluetooth o cable jack.

10 cosas (útiles) que puedes hacer con un Amazon Echo

Los ejemplos habituales sobre qué puedes hacer con un asistente de voz suelen ser los de contar chistes, preguntarle cómo te llamas y demás. Pero aquí quiero destacar usos o aplicaciones prácticas que justificarían la compra de un Amazon Echo.

  • Escuchar música. Es lo obvio, pero no por ello menos importante. Le puedes pedir a Alexa que te ponga la música que quieras: una canción, un álbum, un artista, un género o una época. Lo hace conectándose a tu cuenta de Amazon Prime Music (gratis para clientes de Amazon Prime) o Spotify (necesita cuenta premium). Luego puedes pedir que cambie de canción, que suba o baje el volumen, etc. No hay una manera de reproducir música propia que no este asociado a uno de estos dos servicios.
  • Escuchar la radio o un podcast. Me encanta la radio y mi casa está llena de estos aparatos. Pues basta con decir, “Alexa, pon M80 radio”, o “pon Onda Cero”, o “reproduce Radio Francia” y tu altavoz sintonizará la emisora que desees. Una maravilla. También puedes hacer lo mismo con podcasts (grabaciones de programas), aunque aquí a veces puede ser más impreciso, al no cogerte el último episodio o no siempre encuentre el que le pides. Pero con el tiempo seguramente se mejore este punto. Otra cosa curiosa que puedes hacer es pedirle a Alexa que te lea los libros digitales que has comprado para tu Kindle, pero al ser una voz robotizada no es de lo más cómodo.
  • Controlar tu casa. Es otro de los usos más claros, aunque esto requiere una inversión adicional. Si tenemos bombillas inteligentes o electrodomésticos conectados a internet, con Alexa podremos controlarlos directamente con la voz o asociarlos a una rutina. Por ejemplo, al decir “buenas noches” podemos hacer que se apaguen todas las luces de casa. Pero necesitaremos dispositivos compatibles. Por ejemplo: un kit básico de 2x bombillas Philips Hue con el puente base tiene un coste de unos 50 euros. Si le sumamos un Echo, el kit de 1 x Echo Dot y 2 x bombillas Hue (con puente base) tiene un coste de 104,99 € (en promoción). Y si solo quieres hacer pruebas, hay bombillas WiFi sencillas desde solo 10€. Yo tengo una de estas baratas y no están mal. Es divertido cambiar el color de la luz con la voz.
Amazon Echo Spot con bombillas inteligentes Philips Hue
  • Gestionar tu agenda y listas. Es práctico cuando tienes las manos ocupadas poder consultar tu agenda (es compatible con Google Calendar, por ejemplo). Puedes tanto consultarlas como añadir eventos (“Alexa, añadir un evento”). También puedes añadir elementos a listas (“Alexa, añade leche a la lista de la compra”). Luego puedes consultar la lista de la compra desde la app de Alexa en tu móvil.
  • Llamadas entre Alexas. No estoy seguro de que sea algo que realmente vaya a utilizar a la larga, pero me parece interesante. Puedes pedirle a Alexa que llame a otros dispositivos Alexa, que puede ser alguien que tenga la app en su smartphone (tipo Skype, pero la de Alexa) o bien directamente a otro dispositivo Echo. Es la manera de llamar con el Echo, que no se conecta directamente a tu Whatsapp. Además, en vez de llamar, también puedes enviar mensajes de voz y reproducir los que recibas.
  • Tiempo y noticias. Puedes crear una lista de boletines informativos que se reproducirán cada vez que digas “Alexa, últimas noticias”. Puede ser el de RNE, Onda Cero, Cadena Ser… Hay variedad. También avisos de transporte. Igualmente, puedes preguntarle a Alexa la previsión del tiempo. De hecho, es lo que suelo hacer por las mañanas, para saber si tengo que coger el paraguas. También puedes preguntar directamente por los últimos resultados deportivos, la bolsa, etc.
  • Preguntas abiertas. “¿Alexa, quién es el presidente de la República de Italia?”, “¿Alexa, cómo fue el partido del Valladolid?”, “Alexa, ¿cómo se dice tractor en inglés?”, “¿cómo se dice tractor en alemán?”. Entra un poco en el terreno de lo curioso, pero de vez en cuando sí que hago preguntas de este tipo.
  • Recordatorios, temporizadores y alarmas. Si tienes un Alexa en la cocina o cerca, puedes pedirle que te ponga un temporizador o que te recuerde algo dentro del tiempo que indiques. Igualmente, puedes utilizar Alexa como despertador, y que te levante cada día con una alarma o una canción.
  • Controlar tu televisión (si tienes un Fire TV). Esta opción no está disponible aun en España, pero en otros países sí funciona y por tanto también debería llegar aquí pronto. La cuestión es que si eres cliente de Amazon Prime, ya sabes que tienes acceso gratuito a Amazon Prime Video (el Netflix de Amazon). Pues bien, si a eso le sumas el dispositivo Amazon Fire TV Stick (el Chromecast de Amazon, por 39,99 € para clientes Prime), con Alexa puedes controlar tu televisión. El Fire TV es un dispositivo que convierte en “inteligente” tu televisor y permite ver Amazon Prime Video en él cómodamente. Así que a Alexa puedes le puedes pedir que ponga una cierta serie o abra una app de Fire TV. En YouTube he encontrado este vídeo en inglés que muestra cómo funciona en EEUU. También he preguntado a Amazon cuándo tienen previsto activar esta función en España, pero estoy a la espera de respuesta.
  • Comprar por internet. Quizás pueda parecer un poco alocado hacer shopping con un altavoz, pero no descarto que en el futuro se normalice y parece obvio que es lo que persigue Amazon con todo esto. Con Alexa puedes comprar directamente en Amazon: te lee la descripción del producto, te indica precio, te pregunta si confirmas la compra y después utiliza tu dirección y tarjeta de pago por defecto. También puedes pedir comida con las skills de Domino’s Pizza, Telepizza o Burger King. O pedir un Cabify.

Hasta aquí lo que me parece más útil o práctico de manera general. Pero el catálogo de Skills/Apps de Alexa no para de crecer en España y seguro que cada uno encontrará algo que le puede ayudar en su día a día.

Configuración del Amazon Echo

La instalación de los Amazon Echo es bastante sencilla. Lo primero que debes hacer es descargar la app de Alexa de Android o iPhone/iOS e iniciar sesión con tu cuenta de Amazon.

Luego debes conectar tu Amazon Echo a la corriente. Desde la app de Alexa debes seguir las instrucciones, que consisten básicamente en: añadir un nuevo dispositivo, detectará el tuyo y te pedirá la contraseña del WiFi para que el Echo pueda conectarse a internet.

Conclusión final. ¿Merece la pena comprar un Amazon Echo?

En mi opinión, por el precio que tiene el Amazon Echo, hay poco que perder. El aparato vale más o menos como una radio o un altavoz bluetooth, pero es mucho más que un altavoz o una radio. Quizás cueste de ver su utilidad al principio, pero poco a poco se irá integrando en nuestra rutina y probablemente ya no podremos deshacernos de él.

Un error común a la hora de juzgar estos aparatos es pensar que son “inteligentes” y que pueden responder a cualquier cosa que se nos pase por la cabeza. Entenderlo de esa manera llevará a que nos frustremos. Porque no es así, ya que necesitamos acostumbrarnos a hablarle de una cierta manera y a intuir qué podemos y qué no podemos pedirle. Pero el proceso en sí es bastante intuitivo y una vez aprendemos a sacarle provecho, puede llegar a ser muy útil en nuestra vida diaria.

Y lo mejor de todo, es que estamos en los inicios de esta tecnología. Las posibilidades aumentarán rápidamente y estoy seguro que cada cierto tiempo volveremos a sorprendernos de algo nuevo que podemos hacer con nuestro Amazon Echo.

1 comentario

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top