Ahorro y tecnología con un toque personal

Cómo saber quién fabrica las marcas blancas

Te explicamos paso a paso cómo saber quién fabrica los productos de marca blanca. Es más fácil de lo que parece y te contamos trucos por si se te resiste alguno.

Si cuando paseas por el supermercado siempre te preguntas cómo puedes saber quién fabrica las marcas blancas, hay varios trucos sencillos para descubrirlo. Aunque algunos fabricantes intenten ocultarlo de mejor o peor manera, en la inmensa mayoría de casos resulta bastante fácil averiguarlo.

Encontrar el fabricante en un producto de marca blanca

Lo primero que debemos hacer es darle algunas vueltas al producto hasta encontrar los datos de fabricación. Suele encontrarse cerca de donde hay una dirección postal. La fórmula suele ser “Fabricado por [nombre del fabricante] para [nombre del supermercado y dirección del supermercado]”.

En nombre del fabricante pueden pasar cinco cosas:

  • que nos digan directamente el nombre del fabricante y ya sea una marca conocida
  • que el nombre del fabricante no lo conozcamos (aunque pueda haber una marca conocida detrás)
  • que haya un código de números (un RGSEAA)
  • que no haya información sobre el fabricante, solo sobre el supermercado

Según cada situación, haremos una cosa u otra. Lo detallamos para cada caso.

Conocemos el nombre del fabricante

Si tenemos suerte, es posible que en el envase del producto se indique claramente el nombre de un fabricante que podremos asociar inmediatamente a una marca conocida. Esto suele pasar, por ejemplo, con los productos Hacendado de Mercadona o la marca blanca de El Corte Inglés.  Si es el caso, ya habremos terminado nuestra investigación. Aunque cuando pasa esto, la experiencia señala que normalmente estamos comprando un producto de marca blanca con un precio superior a lo habitual en este tipo de marcas.

No conocemos el nombre del fabricante

Lo más normal es que el nombre del fabricante que indican en el envase del producto no nos suene de nada, por lo que tendremos que investigar un poco más. Esto puede ser porque es un grupo alimentario (al que pueden pertenecer varias marcas conocidas), porque es una filial especializada en marcas blancas (asociada a una marca conocida) o sencillamente porque es un fabricante pequeño o poco conocido en España (aunque en el extranjero pueda ser una primera marca o sea una marca local de excelente calidad). ¿Qué hacemos en  todos estos casos?

Lo más simple en buscar el nombre del grupo en Google. Si encontramos que tiene una web, ¡bingo! Entramos en su página y vamos a algún apartado que tenga sobre marcas del grupo. Ahí veremos si nos suena alguna y ya lo tendremos.

Si no encontramos nada sobre el grupo, podemos utilizar un buscador de empresas. Hay muchos:

En uno de estos buscadores simplemente deberemos introducir el nombre del fabricante y obtendremos algunos datos básicos de la empresa. Ahí podremos ver dónde está ubicada, su web, su teléfono, sus responsables, etc. En alguno de estos campos podríamos ver una marca que nos suene o el nombre del grupo matriz al que pertenece. Y ya lo habremos descubierto. Pero si se indica el nombre de otro grupo que no conocemos, volvemos a investigarlo de la misma manera hasta dar con la marca conocida.

Un código numérico: el RGSEAA

Lo más normal es en realidad que no haya un nombre sino que nos indiquen el fabricante mediante un código incomprensible de números. A veces, por cierto, este código se puede indicar en una parte distinta del producto (en la cara superior de los bricks de leche, por ejemplo).

Se trata de un código de identificación nacional, el RGSEAA (Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos), que por suerte es público. Anotamos el número y nos dirigimos a la web de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

En la web hay un formulario muy largo, pero es suficiente con rellenar el apartado de N° RGSEAA con el código que aparecía en el producto. Hacemos click en Buscar y nos mostrará el fabricante que se esconde detrás de ese código. Si no conocemos el fabricante, hacemos como en el apartado anterior e investigamos el grupo para ver qué relación puede tener con marcas conocidas.

No es muy habitual, pero podría ser que en vez del RGSEAA el código fuera de un registro autonómico. En tal caso, deberemos consultar con la base de datos de la comunidad pertinente. Por ejemplo, en Cataluña se utiliza el RSIPAC y la consulta debe hacerse desde la web del buscador del Registre sanitari d’indústries i productes alimentaris de Catalunya.

El código de barras

El peor de los casos es cuando no se da ningún dato sobre el fabricante de un producto de marca blanca. Es decir, solo hay información sobre el supermercado donde lo hemos comprado. En tal caso, la situación se complica.

Como último recurso, podemos probar suerte investigando el código de barras del producto. Para ello, anotamos los números situados debajo del código de barras (si no hay número, podemos usar una app de móvil) y nos dirigimos a la web del GS1, la asociación mundial que establece los estándares de códigos de barras. Tiene un buscador desde donde descubrir algunos datos sobre quién ha registrado ese código (si tenemos dudas sobre el formato de código de barras, aquí hay una guía).

En la mayoría de los casos estos datos serán los del propio supermercado. Pero puede haber alguna excepción y que por aquí descubramos el verdadero fabricante del producto.

Contactar con el supermercado

En el improbable caso de que todo lo anterior no haya funcionado o no nos haya servido, entonces solo queda una última opción: llamar al teléfono de Atención al Cliente del supermercado. Simplemente les preguntamos quién es el fabricante del producto y en principio deberían respondernos. De todas maneras, es raro que tengamos que llegar a este punto.

2 comentarios

  • Nov 21,2017
    Javier Gutierrez

    Hola nos gustaría fabricar nuestra propia marca de bebidas y que te pusieras en contacto conmigo para ver como lo podría hacer.
    En espera de sus noticias.
    Un cordial Saludo.

    Reply Responder

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top