Ahorro y consumo con un toque personal

Rebeldes violan a 150 mujeres en República Democrática del Congo

Grupos rebeldes violaron a, al menos, 150 mujeres entre el 30 de julio y el 3 de agosto en la población y los alrededores de Luvungi, en la región del Kivu del Norte (al este de la República Democrática del Congo). La ONU responsabiliza a las milicias del Mai-Mai y a las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda, un grupo hutu relacionado con el genocidio ruandés de 1992 y que –según The New York Times– controla las colinas del este del Congo con el fin de hacerse con los recursos naturales de esta zona. Las poblaciones asediadas se encuentran cerca del centro minero de Walikale, un bastión rebelde.


Las violaciones se han producido en la región del Kivu del Norte, al este de RDC / Bing Maps

“[Cuando llegaron], los rebeldes dijeron a la población que no debía preocuparse, porque sólo estaban allí para comer y descansar”, explica Will F. Cragin, que es coordinador en Kivu del Norte de la organización humanitaria International Medical Corps y que ha visitado las poblaciones afectadas una semana después de los hechos. Pero, después, tras el anochecer, llegó otro grupo de entre 200 y 400 hombres que, según testigos, pasaron días y noches saqueando Ruvungi y las poblaciones cercanas. “Entonces comenzaron las violaciones sistemáticas”, dice Cragin. Las violaciones perpetradas por rebeldes son muy frecuentes en la zona, según la ONU. Aunque este ataque fue inusual por su magnitud y por el hecho de que varios hombres violaran a la vez a una misma mujer. “La mayoría de mujeres fueron violadas por entre dos y seis hombres”, explica Cragin. Los atacantes las llevaban o bien entre los arbustos o las violaban en sus propias casas, frente a sus familias, a la vista de sus hijos.


Jóvenes milicianos de RDC haciendo una guardia (2006) / IRIN

Los rebeldes se retiraron el 3 de septiembre, el mismo día en el que el jefe de la zona visitó las poblaciones afectadas e informó de los hechos. Los cascos azules de la ONU, en la misión por establización de la República Democrática del Congo (MONUSCO), disponen de una base en la población de Kibua, a 30km al este de donde se produjeron las violaciones. Algunos organizaciones humanitarias dicen haber avisado a los cascos azules de los ataques, sin que estos hicieran nada para evitarlos. El representante especial de Naciones Unidas para la República Democrática del Congo, Roger Meece, ha respondido que “no hay pruebas de que personal de la ONU supiera del ataque y no dijera nada”. Según Meece, los cascos azules fueron informados el 30 de julio de que había guerrilleros en la zona y, en consecuencia, patrullas de la MONUSCO visitaron después las aldeas. Pero ningún habitante denunció ataques de los rebeldes.

La ONU dice que, hasta más de una semana después de los hechos, el 12 de agosto, no tuvieron conocimiento de las violaciones. Fue entonces cuando reforzaron la seguridad de la zona y proporcionaron asistencia a los afectados. Meece dice no entender por qué los habitantes no dijeron nada cuando la MONUSCO visitó las poblaciones afectadas. El representante especial de la ONU cree que posiblemente tenían miedo de represalias, o de la discriminación que suele comportar ser víctima de una violación. “Suele suceder que estas mujeres son rechazadas por sus familias y sus comunidades, lo que agrava aún más su condición de víctimas”, apunta Meece.

A instancias del Gobierno de la República Democrática del Congo, el Consejo de Seguridad de la ONU decidió el pasado mayo retirar 2.000 soldados, con lo que la MONUSCO cuenta con un máximo de 19.815 soldados, 760 observadores militares y 1.500 agentes de policía, que están autorizados para permanecer en el país hasta el 30 de junio de 2011. Las autoridades de Kinshasa creen innecesaria la amplia presencia de tropas extranjeras de Naciones Unidas, ya que consideran que la mayor parte del país ha recuperado la paz tras los conflictos que se prolongaron de 1996 a 2002

Según la ONU, sólo en las provincias congoleñas de Kivu del Norte y Kivu del Sur -en las que hay todavía una fuerte presencia de grupos armados- más de 8.000 mujeres fueron víctimas de violaciones el año pasado.

Más información:

Ampliación:
26 de agosto. Las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda dicen no estar implicadas en las violaciones. (inglés) Al Jazeera – Hutu rebels deny DR Congo rapes

Etiquetas: ,

Comentar

Top