Viajar es caminar lejos para entender tu hogar

Se tiende a pensar que, viviendo en el extranjero, se aprenden muchísimas cosas del país donde se está.
Se aprenden cosas. Pero tengo la sensación que la mayor lección es la propia. La de conocer y apreciar mejor el lugar que se ha dejado atrás. Valorar lo que antes apenas sabíamos que existía aun habiéndolo tenido toda la vida ante nuestros ojos.
Cuando vuelvo unos días a mi Hospitalet natal después de meses en Londres, hasta el paseo más banal se convierte en una intensa experiencia. De repente tu país, tu ciudad y tu gente adquieren un millón de matices que antes resultaban invisibles.Pensamos los españoles que todo lo de fuera es mejor. Que estamos muy por detrás de lugares como Reino Unido o Francia. Pero no es así.

En España, quizás por ese empeño quijotesco de ir siempre más allá, por ese miedo a quedarnos anticuados, hemos sabido crear un digno lugar donde vivir. Un sitio incluso más moderno y cómodo en algunos aspectos que nuestros vecinos más ricos.

A algunos quizás le cause extrañeza esta afirmación. Pero eso es el viajar: un aprendizaje de nosotros mismos.

1 comentario en “Viajar es caminar lejos para entender tu hogar”

  1. Me ha gustado mucho leer esta entrada, ya que en breve viajaré a Londres y,como tu, opino que no hay nada como “echar distancia” para ver las cosas cercanas desde otra perspectiva. Te sigo
    Cinderella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.